miércoles, 25 de marzo de 2015


¡LIBROS NUEVOS!


Enrique Winter, Irizelma Robles, Yara Liceaga, Javier Norambuena. 
¡Excelencia y dedicación!

breve reseña sobre Humedales

El registro de la memoria en humedales opera desde varios tiempos.  En éste las imágenes no son inexactas, sino algo escurridizas. El texto está estructurado como una secuencia de stills, imágenes en serie que a pesar de ser bastante concretas y con cierto ritmo determinado, funcionan como un loop semi borroso.  De ahí el adjetivo escurridizo.  
Humedales es una expectativa en donde convergen varias conjugaciones, diferentes modos, personas y sobre todo tiempos. La imágenes oscilan sutilmente entre evocaciones del pasado vivido, pasados por vivir, proyecciones del deseo, futuros especulativos y presentes en fuga. La expectativa es presentimiento. El texto propone una fusión entre acción y memoria, mediada por una percepción neutra. Ser testigo equivale también una participación, la percepción, aunque sea neutra, es siempre el resultado de un hacer o al menos de la posibilidad de éste.
Humedales también nombra. Palabras designan e identifican contextos, o sea nombres. Estos, aunque no son numerosos, son piezas claves para desarrollar una memoria concreta desde la lectura. Operan como puntos de referencia dentro de una visión en momentos quimérica.  Elementos concretos se repiten, borrando líneas que dividen lo alegórico de lo directo, instancias que en el texto se retroalimentan al igual como sucede con los modos y los tiempos.  Estos elementos son básicos y elementales: autobús, río, grúas, caballo, antenas, jardín, bosques, sábanas, uñas…  
En humedales se prevee y se conjetura. Es una atmósfera en constante fuga, pero con el  presentimiento de que su registro siempre se ha llevado por dentro.

Pablo Guardiola

sábado, 21 de marzo de 2015

PRESENTACIÓN NUEVOS TÍTULOS

Este martes 24 de marzo de 2015, el proyecto editorial Atarraya Cartonera presentará cuatro libros de poesía en la librería Libros AC, en Santurce, a las 7:00pm. Tras 5 años de trabajos, y luego de accebilizar en línea, mediante descargas gratuitas, 12 de los títulos publicados entre 2009 y 2014,  estos cuatro libros inauguran la nueva oferta del catálogo y reactivan sus colecciones PLOMOS, de poesía puertorriqueña, ARPONES, de poesía latinoamericana, e HILO DE PESCAR, de poesía puertorriqueña fuera de circulación.

Bajo PLOMOS, se publica Época opaca, el tercer poemario de Yara Liceaga. Bajo ARPONES, Guía de despacho y Humedales/Wetlands, de los chilenos Enrique Winter y Javier Norambuena. Y bajo HILO DE PESCAR, una re-edición del poemario De pez ida, de Irizelma Robles.

Los cuatro autores estarán en la presentación leyendo sus poemas, y participando de un conversatorio.

Fundada en Puerto Rico en el año 2009, por los poetas Nicole Cecilia Delgado y Xavier Valcárcel, Atarraya Cartonera es una editorial independiete dedicada a la publicación y difusión de poesía puertorriqueña y latinoamericana, que produce libros de poesía de vanguardia a bajo costo con cartón rescatado de las calles, sobrantes de pintura y fotocopias.  Actualmente, Atarraya Cartonera complementa su gestión editorial con talleres, exposiciones, colaboraciones y otras actividades en favor de la difusión de poesía.


Para mayor información visite su archivo digital: http://atarrayacartonera.blogspot.com, o puede comunicarse al 787.407.3993 o al 787.381.1307. También puede acceder a su página de Facebook.

lunes, 16 de febrero de 2015

Atarraya Cartonera 2014: Resumen de actividades

El año 2014 fue muy importante para Atarraya Cartonera:


El catálogo de la editorial se enriqueció con cuatro nuevos libros.  400 nuevos soles, de Cindy Jiménez Vera y Los días porosos, de Urayoán Noel se sumaron a la colección [[PLOMOS]]; Alguien quiere ser tu amigo en Facebook, de la cubana Legna Rodríguez Iglesias reactivó la colección latinoamericana [[ARPONES]]; y No es fácil ser un niño poeta, del mexicano Alonso Gordillo inauguró la nueva colección [[ESPUMA]] de poesía ilustrada para los lectores más jóvenes.





En febrero tuvimos el privilegio de viajar a Cuba para la XXIII edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana como parte de la delegación puertorriqueña, donde participamos de presentaciones y conservatorios junto a escritores y gestores latinoamericanos.






También viajamos a la República Dominicana para celebrar el centenario de Julia de Burgos con lecturas, talleres y maravillosos encuentros.  Destacamos la hospitalidad y gestión de la maestra y poeta Chiqui Vicioso, quien nos invitó a su casa y nos llevó a conocer el recién inaugurado busto de Julia de Burgos en Santo Domingo.






Entre los meses de marzo a mayo se ofrecieron talleres en la Biblioteca Nacional de Puerto Rico con el apoyo de la Oficina de Apoyo a las Artes del Instituto de Cultura Puertorriqueña.
Grupos de niños,  jóvenes y adultos pudieron experimentar el proceso de confección de libros cartoneros, leer y compartir poesía puertorriqueña y llevarse su copia de un libro hecho por ellos mismos.





En mayo recibimos la visita de nuestra querida amiga Legna Rodríguez Iglesias, poeta cubana de gran calibre, quien alegró nuestros días y se sumó a nuestras actividades durante casi dos semanas.




En noviembre celebramos en grande media década de nuestro proyecto editorial.  A manera de exhibición, presentamos en Casa del Sargento, actual taller de los participantes de La Práctica de Beta-Local, una muestra de los objetos, materiales, intimidades y periferias que han acompañado los trabajos cartoneros.




También fueron importantes para nosotros la gestión y participación de las Ferias de Libros Independientes y Alternativos 4 y 5, que se llevaron a cabo en agosto en la Calle Loíza y en diciembre en el Viejo San Juan. Enorme gozo de compartir nuestro trabajo con escritores, editores, artistas y gestores independientes comprometidos con el libro hecho en Puerto Rico.




Por suerte, siempre nos queda tiempo para sumar talleres inesperados, para participar en ferias y lecturas espontáneas, compartir con amigos y salir a conocer playas desconocidas en nuestro querido paraíso tropical.

lunes, 29 de diciembre de 2014

Exitosa la quinta FLIA puertorriqueña

Por Xavier Valcárcel
 
 
La quinta edición de la Feria de Libros Independientes y Alternativos en Puerto Rico, celebrada ayer en Viejo San Juan fue toda un éxito. Más de una treintena de mesas ofrecieron a los visitantes y a la comunidad sanjuanera, la diversidad y lo más reciente de la gestión creativa independiente de autores, editores, editoriales, artistas gráficos y diseñadores puertorriqueños. El histórico edificio de la Casa del Sargento, en la esquina de las calles Sol con Barbosa, con su amplio balcón, techo a doble altura, arcos y lozas criollas, sirvió como sede para la bulliciosa jornada, gracias a la colaboración de Beta-Local. La feria, aunque con énfasis en proyectos editoriales autogestionados, zines, comics, revistas, libros, antologías, experimentos literarios, reunió también a artistas plásticos, músicos, artesanos y demás hacedores, por lo que su variada oferta incluyó desde escobillones, limones a 3 x $1.00, agua de manantial, polvorones y comida saludable, hasta joyas de origami, postales, fotografías, grabados, calendarios y dibujos personalizados, entre otras. Un pequeño pero acertado programa de presentaciones complementó el evento.
 
Foto: Iona Muniz
Tal como comentara la poeta Nicole Delgado, gestora y organizadora de la FLIA en la isla, la feria "ha resultado ser la mejor vía para conocernos y dar a conocer nuestras publicaciones, intercambiar ideas y proyectos, vender nuestros productos, formar alianzas y armar nuestra fiesta, a nuestra forma libresca y particular. Desde hace ya tiempo que los escritores han dejado de depender de la voluntad de las editoriales para materializar sus obras. Creemos en el papel y en la autogestión como medio y modo". Sin embargo, el comentario de Delgado no es solo suyo, es el eco de toda una comunidad internacional de escritores que ha venido tomando, cada vez más, desde hace poco más de una década, las vías y medios de creación, gestión, producción, difusión y distribución en favor de sus propuestas, y en respuesta a los entramados del mercado editorial actual y al contexto social y económico de sus respectivos países.

Con respecto a la FLIA, como modelo de gestión, se originó Buenos Aires, Argentina, en mayo del 2006. Entonces se llevó a cabo entre autores y editores independientes que buscaban la forma de difundir sus trabajos en un encuentro multitudinario. Evidentemente lo lograron. A partir de tal intercambio, en el que participaron no sólo literatos sino también artistas plásticos, visuales, circenses, músicos, actrices y actores, documentalistas, cineastas y más, la feria no ha parado de expandirse por todo Argentina y otros países latinoamericanos, realizándose hoy con éxito en Chile, Uruguay, Colombia, Paraguay, México y Brasil.

En Puerto Rico, la feria se ha venido celebrando desde 2012 en distintos espacios de la capital, atrayendo en cada edición a más y nuevos públicos, así como a más y nuevos cómplices, quienes llegan edición tras edición cargando con sus mesas y sus respectivas propuestas. Entre estas es preciso destacar las producciones creadas especialmente para presentarse al público en el contexto de la feria. Igualmente, cada edición genera su propias actividades, lecturas y exhibiciones. Ayer, por ejemplo, se presentó el libro Verso y tambó de la poeta y gestora cultural de Guayama Nora Cruz, quien presentó orgullosa a algunos integrantes de la Liga de Poetas del Sur. Estos, a su vez, compartieron sus poemas con los asistentes. Así también, se presentaron los libros artesanales: Nidos, de Annete Blasini, Mi pequeño gran bestiario, de Yolanda Velazquez, Cuentos embotellados, de Haydee Zayas, y Medidas a ojo, de Michelle Rodríguez. De igual forma, se llevó a cabo una lectura de poesía con megáfono en solidaridad con Ayotzinapa, a cargo de las poetas Iris Alejandra Maldonado y Mayda Colón, que inició con la lectura de los nombres de los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos. Por cada uno, el público dijo Presente a viva voz, cargando de emotividad el momento. Como cierre de la jornada, se presentó el documental Los subterráneos, Visiones y reflexiones sobre la FLIA, que recoge entrevistas y visuales de la feria argentina.

Las visiones y reflexiones de la FLIA puertorriqueña, por el contrario, aún no se han recogido, pero pudiera ser este un buen momento para hacerlo. Queda claro que el evento en la isla ha generado nuevas acciones, producciones, posibilidades y puestas en evidencia. Aunque la dinámica del evento y la realidad del libro de autor, libro alternativo o libro independiente no es nueva en el país, lo cierto es que cada vez se torna más contundente y visible. Ferias de libros de autor organizadas por instituciones del gobierno, exhibiciones y residencias artísticas en salas de museo dedicadas a estos, nuevos sellos editoriales surgiendo alrededor de la isla, son solo algunos ejemplos. Cada vez más conocemos de escritores puertorriqueños anteriormente publicados por editoriales formales adentrándose ahora en la producción artesanal de sus libros, también artistas plásticos. De igual forma, algo dice acerca de este hecho la mera de creación categorías especiales para publicaciones independientes en premios literarios así como mesas dedicadas a la nueva panorámica editorial en festivales y encuentro.
 
Foto: H. Roberto Llanos
Por ahora queda decir que la FLIA de ayer fue brillante y exitosa. Concurrida, desde las 10 de la mañana hasta las 7 de la noche, dejó confirmado entre los asistentes que se trata de la mejor celebración, y el mejor mercado, de la producción editorial, literaria y artística independiente en el país. Nuevas posibilidades para celebrarla en otras partes de la isla están sobre la mesa. Yabucoa y Arroyo están como próximos destinos. Ahora solo falta una nueva convocatoria para otra vez preparar las mesas y festejar. Por lo pronto, empiezan a idearse ya nuevas propuestas, a generarse nuevos proyectos y colaboraciones. Cruzamos los dedos para que haya una nueva FLIA pronto. Será un gusto volver a estar ahí.

lunes, 12 de mayo de 2014

Una nota sostenida sobre Wéilsong


Compartimos con ustedes una nueva reseña del poemario Wéilsong, de Rubén Ramos (con ilustraciones de Crístian Guzmán Cardona), esta vez a cargo de Iván Pérez para Diálogo Digital.
 
¨En Wéilsong, el poeta busca la nota musical común que conecta el agua, el fuego, la canción melancólica de ballena (whale/wail song) y el lector. Los poemas son mayormente evocativos del mundo natural y utilizan la imagen central del Wéilsong de distintas maneras, creando una línea de progresión hasta abarcar la totalidad de nuestro entorno. Wéilsong comienza como nombre y oda bucólica al firmamento: “Wéilsong geiser sin saberlo, / música viva, hirviendo”. Luego termina colando las creaciones y preocupaciones humanas, desde la máquina —“reloj enfermo que no ve cómo avanzar”—hasta la guerra.¨
 
Lea la reseña completa aquí:

ºIlustración de Crístian Guzmán Cardona, en Wéilsong

La gran aurora.

 
 
Este domingo 11 de mayo, dos de nuestros últimos tres poemarios publicados fueron reseñados en la sección Tinta Fresca del diario El Nuevo Día por la Dra. Lilliana Ramos Collado. Contentos por la mirada crítica a la poesía que publicamos entre tapas de cartón, y contentos por nuestros autores, compartimos con ustedes una de las reseñas. Específicamente la que aborda el poemario 400 Nuevos Soles de Cindy Jiménez Vera, puesto que la sección no tiene versión digital. La reseña de Jiménez Vera, sin embargo, fue publicada en el blog de Ramos Collado.
 
Lea la reseña completa aquí: